Mi madre, Manuela Huerta de Matute


Mi madre, Manuela Huerta de Matute, nació de padres pobres inmigrantes mexicanos en 1913. Su padre, Albino Huerta, había sido reclutado de Mezquital del Oro, un pueblo muy pequeño en Zacatecas, México, para ayudar a construir los ferrocarriles como parte de la expansión económica del suroeste estadounidense. Era tan pobre que vivió en una cueva por un tiempo cuando era niño. Se casó con mi abuela, María González, hija de una prostituta y una minera escocesa. Tenía ojos azules. Cruzaron la frontera en El Paso, Texas, el 12 de diciembre de 1912, y se dirigieron a Atchison, Kansas, donde mi abuelo encontró trabajo con el ferrocarril Atchison-Topeka.

Nacida en 1913, Manuela era la mayor de sus ocho hijos. Dejó su casa en 1929 a la edad de 16 años para trabajar en California como ayudante de madre en Claremont, California. Quería trabajar para poder mantener a su familia, que en algún momento eran tan pobres que vivían en un vagón de pasajeros de ferrocarril abandonado en Albuquerque, Nuevo México. Ella pasó a ser la primera chica mexicana en graduarse de Claremont High School y luego pasó dos años en Chaffey Junior College en Ontario, California. Después de eso asistió a Pomona College y se graduó con un título en Historia en 1935.

Mi madre fue miembra fundadora del Padua Hills Theater, un grupo de teatro de actores mexicanos establecido en 1932. Fue allí donde conoció a mi padre, Juan Bautista Matute Remus, quien recientemente había emigrado a Claremont desde Guadalajara, México, para buscar un futuro mejor de lo que era posible en el México postrevolucionario. Juan llegó sin hablar mucho inglés, pero pronto se convirtió en director musical del Teatro. En el momento en que él se graduó del Pomona College en 1935, era completamente bilingüe/bi-literado. Manuela y Juan se casaron en 1939, y yo llegué cinco años después.

Mis padres sintieron una convicción muy fuerte al criarnos a mis hermanos y a mí con una fuerte identidad positiva como mexicanos. Mi padre se aseguró de que tuviera contacto frecuente con su familia en México, donde pasé días festivos y vacaciones con mis primos e incluso asistí a la escuela de verano. Este profundo sentido de arraigamiento y orgullo me permitió sobrevivir a la experiencia de la infancia de ser la única chica mexicana que creció en una comunidad de surfistas blancos en Redondo Beach, California.

Mi madre obtuvo su credencial de docente y enseñó en las escuelas de la ciudad de Los Ángeles durante más de treinta años. En 1959, obtuvo una Maestría en Historia de UCLA (Universidad de California en Los Ángeles), centrando su tesis en la obra de Ernesto Galarza, uno de sus héroes más venerados. Después de retirarse, continuó su búsqueda del aprendizaje permanente, tomando clases de francés, italiano, filosofía y mujeres escritoras latinoamericanas.

Mi madre murió a la edad de 97 años en 2011. Era una persona muy especial. ¿Cuántas otras mujeres pobres mexicanas obtuvieron un título universitario de una escuela privada en la década de 1930? Siempre fue muy solidaria de la educación, le dio la capacidad de superar la pobreza y convertirse en una ciudadana muy útil.

 

La cronista María Eugenia Matute María-Bianchi es profesora jubilada de Antropología y Educación de la Universidad de California en Santa Cruz, donde también se desempeñó como rectora del Oakes College. Obtuvo su licenciatura en el Pomona College y su máster y doctorado en la Universidad de Stanford.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *