Al final del día


Estoy parada sobre los hombros de dos personas que trabajaron con las circunstancias que se les dieron para brindar oportunidades a sus hijos. Mi padre creció en los proyectos del Este de Los Angeles rodeado de violencia de pandillas y drogas. Mi madre creció en un ambiente diferente, aunque tuvo su parte justa de luchas emocionales con su familia.

“Mis padres perdieron a su padre a una edad temprana y creo que eso jugó un papel importante en convertirlos en las personas fuertes que son hoy en día.”

Dicho esto, he apreciado y reconozco las oportunidades que se me han dado desde una edad temprana. Siempre he tenido consejos para tener éxito y hacer que mis padres se sientan orgullosos por los sacrificios que hicieron. Puede ser mucha presión que me pongo a mí misma, pero al final del día encuentro que todo mi arduo trabajo ha sido satisfactorio.

La cronista Alana es estudiante en la Universidad de San Diego.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *